Agenda afirmativa No. 3
Diciembre de 1998

Querétaro: paso atrás en la administración de justicia para las mujeres

Por Carmen Consolación González Loyola P.

El tribunal Colegiado del Vigésimo Segundo Circuito, estableció una nueva jurisprudencia en el Delito de Incumplimiento de las Obligaciones de Asistencia Familiar, que establece que si uno de los padres deja de suministrar el pago de alimentos para sus hij@s menores y existe algún convenio en el que se establezca alguna garantía, no se considera como delito sino como una simple demora en el cumplimiento de una obligación civil.

Al ser aplicado en cinco casos continuos, este criterio adquiere el carácter de jurisprudencia, lo que implica que se debe observar de manera obligatoria por todos los jueces penales.

De acuerdo con las estadísticas  nacionales, se calcula que en el país existen ceca de 20 millones de familias, de las cuales tres y medio son sostenidas por mujeres y cada vez son más las mujeres quienes se hacen cargo del sostenimiento familiar, lo que las ha obligado a acudir ante los juzgados familiares, lo que las ha obligado a acudir ante los juzgados familiares en busca de justicia.

En Querétaro entre agosto de 1997 y julio de 1998, se establecieron 4,637 juicios familiares, de los cuales, 1,057 fueron divorcios necesarios y 624 voluntarios, calculándose que se incrementó el 11.3% de las disoluciones de vínculo matrimonial con relación al año anterior.

Asimismo, se estima que el 80% de las demandas de divorcio necesario son promovidas por mujeres y sus principales causales son maltratos e incumplimiento en las obligaciones de asistencia familiar, mientras que el 20% de los hombres que demanda el divorcio lo hacen con la causal de adulterio.

Nuestra legislación familiar establece que en el caso de que una persona reclame alimentos a favor de menores, que la mayoría de las veces son mujeres, el juez deberá fijar de inmediato de inmediato una cuota provisional en el pago de los alimentos y que deberá girar oficio al patrón para que le retenga de su salario al incumplido dicha cuota y sea enviada al juez para que le entregue a sus beneficiarios.

Sin embargo, muchos hombres que en la mayoría de los casos son los que incumplen con este compromiso con sus hijos, han aprendido a evadir el pago de las cuotas. Una de las formas más comunes es renunciando a su trabajo y ocultando su nuevo empleo, o bien manteniéndose como no asalariado.

Antes eso sólo les queda a las mujeres acudir a juicio penal, ya que nuestro código penal establece como delito y con pena de prisión de 3 meses hasta 5 años, a quien incumpla en sus obligaciones de asistencia familiar.

La mayoría de las mujeres que acude a esta vía no lo hace para encarcelar al padre de sus hijos, sino más bien como una presión legal para que cumpla con sus obligaciones.

De acuerdo al informa anual, en la Presidencia del Tribunal Superior de Justicia, en el último año se ventilaron 643 juicios de delitos contra el orden familiar, siendo el 10% de la totalidad de ilícitos que juzgó este año el Poder judicial.

La ahora jurisprudencia del Tribunal Colegiado del Vigésimo Segundo Distrito, con sede en la ciudad de Querétaro, constituye un retroceso legislativo en la administración de justicia para las mujeres y niños, ya que lejos de crear mecanismos jurídicos que hagan cumplir a los padres con su deber de dar alimentos a sus hijos, les otorgó el beneficio de no tener la presión de ir a la cárcel si no cumplen.