Agenda afirmativa No. 5
Abril de 1999

A cincuenta años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos todavía existen grupos discriminados

No obstante que la Declaración de los Derechos Humanos consagra principios inalienables, en nuestro país muchos de ellos no se ejercen o no están vigentes. Este hecho genera que algunas personas se encuentren en una situación de desventaja o vulnerabilidad y se relacionen con la sociedad como grupos en situación de desventaja: menores, mujeres, adultos mayores, indígenas, víctimas del delito, enfermos terminales, infectados por el VIH-SIDA, reclusos y sus familias.

En el Programa Nacional de Desarrollo de 1995-2000 se establece como objetivo «propiciar y extender las oportunidades de superación individual y comunitaria, tanto en la vida material como cultural, bajo los principios de equidad, justicia y pleno ejercicio de los derechos y garantías constitucionales».

Si la pobreza es por sí misma una condición de desigualdad, cuando se trata de mujeres pobres se convierte en un gran problema de acumulación de desventajas. El Programa Nacional de la Mujer se ha comprometido a ejercer acciones afirmativas a favor de este sector:

  • incorporar a las mujeres de grupos vulnerables como sujetos prioritarios en los planes y programas de combate a la pobreza,
  • promover medidas para apoyar a los hogares encabezados por mujeres que se encuentran en situación de mayor vulnerabilidad, incluido el desarrollo de proyectos de carácter productivo, empleo y generación de ingresos,
  • diseñar e instrumentar mecanismos para ampliar las oportunidades de participación económica de las mujeres que viven en situación de pobreza, incluido el acceso a recursos financieros y canales de comercialización.