Agenda afirmativa No. 5
Abril de 1999

DESDE LAS CÁMARAS
Trabajo infantil

La Mirada del Gobierno:

El hecho de que niñas y niños de nuestro país participen en actividades económicas obedece a causas como la pobreza, el apoyo a la sobrevivencia familiar, ciertos patrones culturales y la presencia de formas de abuso y explotación.

Para propiciar el bienestar de las niñas y los niños y el desarrollo de sus facultades, el Ejecutivo Federal a través del Programa Nacional de Acción a Favor de la Infancia 1995-2000, ha venido impulsando una política que integra acciones de salud, educación, combate a la pobreza e integración familiar.

En la Plataforma de Acción de Beijing, en la Declaración y el Programa de Acción de Viena, en la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra las Mujeres, y en la Convención sobre los Derechos del Niño, se han referido medidas relacionadas con el trabajo y las niñas tales como:

  • Considerar la posibilidad de ratificar y aplicar los acuerdos internacionales que tienen por objeto la protección de los niños, incluidos los Convenios Internacionales de la OIT, y ajustar la legislación nacional como arreglo a esos acuerdos para proteger a las niñas;
  • Asegurar que las niñas trabajadoras tengan acceso a la educación y a la capacitación profesional, los servicios de salud los alimentos, la vivienda y el recreo, en condiciones iguales y favorables, y tengan protección contra la explotación económica, el hostigamiento sexual y los malos tratos en el trabajo;
  • Prestar atención especial a las niñas que trabajan en el sector no estructurado, como las empleadas domésticas, y formular medidas para proteger sus derechos humanos y libertades fundamentales e impedir su explotación económica, maltrato y abuso sexual;
  • Aumentar la conciencia del gobierno y del público respecto del carácter y del alcance de las necesidades especiales de las niñas que trabajan como empleadas domésticas y de las que tienen una carga excesiva de tareas domésticas de sus propios hogares;
  • Examinar la posibilidad de aplicar las medidas determinadas en el Programa de Acción de la Conferencia sobre el Trabajo Infantil celebrado en Oslo en 1997.

La Mirada de la Organización Internacional del Trabajo (OIT)

El pasado mes de febrero, la Comisión de Protección al Empleo y Previsión Social de la ALDF, convocó al Foro «El Trabajo infantil en la ciudad de México», al que asistieron representantes de diversas instancias gubernamentales, de la sociedad civil organizada, intelectuales y acedémic@s.

Para este evento, Jean Maninat, Director de la OIT, contribuyó con la presentación del Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC). En este documento, el señor Maninat expone que dentro de las metas del IPEC se encuentra la «eliminación progresiva del trabajo infantil a través del fortalecimiento de la capacidad de los países para hacer frente al problema, y de la creación de un movimiento de alcance mundial para luchar contra esta práctica», de tal manera que como primera etapa se han fijado como objetivos tres grupos prioritarios:

  1. 1.  los niños sometidos a trabajo forzoso o en régimen de servidumbre. 2. los niños que trabajan en ocupaciones o condiciones laborales peligrosas, y 3. los trabajadores menores de doce años.

Dentro de cada uno de estos grupos, se presta especial atención a las niñas, quienes son particularmente vulnerables al abuso y la explotación.

La Mirada de la UNICEF:

En el marco de dicho foro, el Oficial de Proyectos de UNICEF, Eduardo Rodríguez Silva, declaró que dentro del trabajo infantil, las niñas tienen problemas adicionales propios; desde el acoso sexual de los patrones hasta la exclusión de la educación. «Las niñas trabajadoras son a menudo invisibles, y se les trata como si no existieran». En todas las esferas de la vida las niñas sostienen una carga que refleja la desigualdad a la que están sometidas.

Afirmó también que las niñas trabajan en promedio más horas que los niños, ya que enfrenta el trabajo doméstico y el trabajo fuera del hogar.

Según UNICEF, en México el trabajo infantil se encuentra directamente asociado con la pobreza y la marginación, por lo que debe vincular el problema del trabajo infantil a la educación escolar como “eje estratégico de solución”.

La Mirada del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia del D.F. (DIF):

El DIF cuenta con el Programa “Atención Integral a Niñas, Niños y Jóvenes en Riesgo y Situación de Calle” como parte de sus estrategias para atender a la niñez trabajadora. De igual manera pone especial atención a las niñas y niños trabajador@s indígenas, tratando de frenar su incorporación a la calle a través de asesoría escolar, orientación familiar, apoyo jurídico, canalización de servicios de salud, actividades recreativas, deportivas y culturales, así como un intenso trabajo con sus familias.