Agenda afirmativa No. 5
Abril de 1999

Instituto Bajacaliforniano de la Mujer

Lic. Rebeca Maltos Garza

Mexicali, Baja California

“La lucha por la mujer es mi esquema. Nunca antes había trabajado este tema; yo como diputada he sufrido atropellos, manifiesto la problemática y se ríen de mí. ¡Déjate de eso Olivia!, eso díganlo afuera les digo yo, cuando han estado en campaña”. Estas son las palabras de la Profra. Olivia Villalaz, única diputada mujer entre 25 en el Congreso del estado de Baja California, quien ha estado tomando conciencia sobre la problemática que afecta a las mujeres y ha tenido dificultades para hacerse escuchar, lo que no ha impedido que formara la Comisión de Equidad y Género, presidida por ella misma y al principio sólo por ella, pero con un trabajo firme y constante ha logrado integrar a un diputado de cada una de las fracciones parlamentarias.

Además, recién estrenando funciones como diputada, el 28 de noviembre de 1998, presentó la iniciativa de ley para la creación del INSTITUTO BAJACALIFORNIANIO DE LA MUJER, la propuesta a la fecha no se ha discutido en el Congreso, a pesar de que cuenta con la simpatía y el apoyo de numerosos grupos de mujeres en el estado.

Se propone un Instituto como organismo público descentralizado con personalidad jurídica y patrimonio propio, con sede en la capital del estado, Mexicali, y con representación en los cincos municipios del estado, lo que nos parece bastante adecuado, para así poder ir aterrizando muchas de las propuestas en el ámbito federal o estatal, al nivel del Ayuntamiento.

Villalaz nos dice: “Creo que Baja California requiere de la creación del Instituto de la Mujer, porque este será el instrumento para proporcionar a la mujer la orientación requerida en la conducción del quehacer público, privado, social académico y económico; así como la canalización hacia las instancias que le otorguen una atención integral en los aspectos jurídicos asistenciales, médicos y psicológicos. En aras de incrementar sus expectativas para una mejor condición social en el desarrollo de su vida”.

La finalidad del Instituto será la de “coordinar y ejecutar en su caso, las acciones previstas en el Programa Interinstitucional de la Mujer, orientadas a promover el desarrollo integral de las mujeres, para lograr su plena participación en la vida económica, política, cultural y social del estado”.

Su labor primordial será la de llevar a cabo todas aquellas acciones tendientes a coadyuvar para que la mujer tenga un acceso equitativo a los servicios que ofrece el Estado y promover la creación de mecanismos y procedimientos para incorporar la perspectiva de género en cuanto a políticas públicas, propuestas legislativas, económicas, laborales, programas y servicios, así como implementar acciones para influir en un cambio en el ámbito sociocultural, por ejemplo, a través de los medios de comunicación que propicie la equidad de género.

 La opinión: «resulta trascendental que avance social de la mujer esté a la par con la legislación, para que se establezcan los cimientos de una sociedad más justa y equitativa, en donde exista una convergencia de las mujeres haciendo valer no sólo su derecho a ser escuchadas, sino tomadas en cuenta en los diversos niveles de responsabilidad».

Por su parte, la FEDERACIÓN ESTATAL DE ABOGADAS DE BAJA CALIFORNIA, elaboró un escrito dirigido al Presidente del Congreso, en el cual se aprobaba la creación del Instituto, pero con alguna modificación en lo que se refiere a la designación de la Dirección General del Instituto.

Dice: “LA DIRECCIÓN GENERAL ESTARÁ A CARGO DE UN TITULAR, QUE SERÁ DESIGNADO POR EL GOBERNADOR DEL ESTADO Y TENDRÁ LAS SIGUIENTES FACULTADES…”

Deberá decir: “LA DIRECCIÓN GENERAL ESTARÁ A CARGO DE UNA TITULAR, QUE SERÁ DESIGNADA POR LA MITAD DE LOS MIEMBROS QUE INTEGRAN EL CONGRESO DEL ESTADO”.

Consideramos que ésta es una buena observación, ya que se especifica que sea una mujer la que encabece el Instituto, y que su elección sea más abierta y plural, al depender del Congreso del estado; situación que sólo se da en otra instancia estatal, como lo es la designación del Procurador de Derechos Humanos de Baja California que se designa mediante una terna que envíe y este organismo tiene la última palabra.

Es importante mencionar que para la designación de la titular del Instituto se establece en los requisitos: ser mexicana, mayor de 35 y menos de 65 años de edad, como 5 años mínimos de residencia en el estado, título o grado equivalente o superior al de Licenciatura y sin antecedentes penales. Ya que un cuerpo de mujer no garantiza una visión de género, proponemos que se agregue un requisito más, con relación a una trayectoria comprobada en cuanto al trabajo, activismo, o estudios sobre la mujer, para que el Instituto se maneje con una perspectiva de género y que realmente pueda cumplir con los objetivos y fines que se propone.

Con esta propuesta se ganan espacios para continuar con la búsqueda de la equidad de género, que nos llevará a una sociedad más justa y humana. Pensamos que este tipo de actividades son acciones afirmativas que se requieren de manera temporal para emparejar las cosas, ya que lo ideal sería que no se requiriera un Instituto de la Mujer, así como no existe un Instituto sobre asuntos del Hombre. La sociedad debería estar representada en su conjunto, sin discriminaciones, de manera incluyente, respetando las diferencias, pero mientas eso suceda, es necesario ir creando los espacios que promuevan, fomenten y propicien el cambio urgente y tan necesario en nuestra sociedad.